Abuso Verbal y Emocional

Primera Parte
Violencia Verbal y Emocional:
Efectos en la Persona, Familia y Grupo

                                                                       La Persona
Una de las cosas que tuve que aceptar con el tiempo en el programa y atreves de la terapia profesional fue el identificarme como sobreviviente de abuso emocional, verbal y físico, pero también que esto me condiciono para convertirme en un abusador. Las secuelas del abuso me hacían sufrir a mí mismo y los que me rodeaban. Así que para cambiar tuve que identificar, admitir, compartir y cambiar. El ser abusivo tiende a ser una conducta aprendida así que tenía que hacer algo. Esto fue una dolorosa admisión, pero me ayudo a mejorar mi relación conmigo mismo y con otras personas.

Para aquellos que hemos sufrido y hemos hecho sufrir a otros por el abuso emocional, verbal y físico, no es algo sencillo de compartir, pero creo necesario hablar con franqueza sobre este tema para la reflexión y la transformación espiritual. Tampoco quiero dar a entender que yo sufrí más que otros; hay gentes que han vivido cosas peores, pero este relato es para compartir mi propia historia y proceso de recuperación emocional.

Déjenme contarles que yo crecí en un hogar alcohólico huérfano de padre desde los 6 años y con una madre alcohólica, promiscua y abusiva. En mi casa había gritos, insultos y golpes todo el día. No solo de mi mama sino también de mi hermano mayor. Yo vivía estresado y ansioso por las amenazas de violencia y la violencia consumada. Nunca sabia cuando me iban a pegar o humillar con gritos y sobrenombres en la casa o en la calle. En mi casa no se respiraba amor ni mucho menos comprensión, solo violencia verbal y física; no importaba cuanto me esforzara por ser amado, respetado, y aceptado nunca era suficiente lo que yo hiciera para lograr esto que tanto deseaba. Ayudaba a limpiar la casa, cuidaba de mis hermanitos, sacaba buenas calificaciones, pero nada de esto servía para detener los abusos. Me sentía sin esperanza, ni apoyo, solo y con mucho odio. A la postre yo también empecé a maltratar a mi hermano más chico que hoy le cuesta trabajo hablarme y perdonarme.

Los constantes abusos verbales y emocionales me hicieron crecer con mucho odio hacia mí mismo y hacia los demás. Pero más a mí mismo; no podía aceptarme, ni amarme, ni respetarme a mismo (interiorice el abuso). No quisiera contarles cuantas veces pensé en suicidarme o simplemente morir desde que tenía 11 años. Así que no fue de extrañar que desde los 13 años ya empezara a tomar mucho para aliviar el dolor emocional. Creo que los más difícil de esos años, fue no entender de donde se originaba tanto dolor en mi alma, la soledad, y las pocas ganas de vivir. Siempre pensé que lo que me pasaba era “normal” porque mi mama me decía que ella había sufrió más que nosotros y que estábamos en la gloria y que otras mamas eran peores así que yo le creía, pero yo me sentía desamparado y solo.

Ya cuando tenía 14 años, mi autoestima ya estaba por los suelos y mi alcoholismo comenzaba a empeorar ya que fue cuando tenía esta edad que mi mama decidió irse a trabajar a los Estados Unidos dejando a mi hermano mayor y a mí solos en México; solo se llevó a mi hermano menor que tenía 6 años.  En el fondo yo me alegre que se fuera mi mama porque esto significaba más libertad para beber y un respiro a los golpes y a los gritos. El alcohol me daba alegría y ganas de vivir. Me hacía sentir bien conmigo mismo y eliminaba mi soledad lo que reforzaba mi dependencia emocional al alcohol, aunque a la postre terminaría por destruirme. Bebí tanto que a muy duras penas termine la preparatoria cuando tenía 17 años y durante todo esto tiempo jamás deje de sentirme mal emocionalmente solo alcoholizado podía soportar la vida.

En 1984 cuando tenía 18 años, emigre a los Estados Unidos. Más bien me escape a los Estados Unidos ya que pendían sobre mí una orden de captura (no oficial) por mis actividades políticas en México. Era miembro de un movimiento clandestino que se oponía a el gobierno mexicano de esos años. Llegué con mi mama y solo peleábamos hasta que me salí de su casa y me fue a vivir con una buena señora que me protegía y cuidaba. Cuanto la amaba por ser tan cariñosa como una verdadera madre. Ella murió a finales de los 80s y todavía vivo agradecido por el año que viví con ella.

Durante este tiempo seguí tomando mucho y haciendo trabajos esporádicos fue entonces cuando conocí a la persona que fue mi esposa y madre de mis hijos. Fue un romance muy loco, que culminó con ella juntándose conmigo….(continuara).

By Armando

Minientrada | Publicado el por | 3 comentarios

Nuevo Grupo de Alcohólicos Anónimos

Grupo Una Esperanza de Fe
Alano Club
57637 Yucca Trl. Yucaa Valley
Yucca Valley, CA 92284
Sesiones Lunes, Martes y Jueves de 7:30pm a 9:00pm
<<Presione aquí para el mapa del grupo>>

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Mi Caminar en las Rutas Espirituales

Para mí la dependencia en un Poder Superior es la extensión natural de la fe. Porque para depender de un Poder Superior, primero tengo que creer en El y una vez que creo en El, reforzar esta relación con la oración y la meditación constantes. Pero no siempre pensé en esta forma tan clara. Al principio de mi caminar en la fe, tenía muchos prejuicios contra la vida espiritual y en especial la fe.

La fe, el componente esencial de la espiritualidad, despertaba en mi emociones negativas por parecerme demasiado religiosa, infantil, impráctica e inculta, pero con mi derrota personal ante el alcohol y a nuestro programa, me di cuenta de que la fe era algo más que una simple palabra. La fe es una práctica poderosa y sencilla para tratar muchos problemas emocionales, mentales y espirituales que afligen a los alcohólicos como yo.  La fe da fuerza a la espiritualidad y sus frutos son la paz espiritual, la fortaleza emocional, y las ganas de vivir. Sin fe y la dependencia de un Poder Superior,  la recuperación emocional, mental y espiritual puedieran ser seriamente acotadas, limitando o impediendo la renovación anhelada y  la felicidad duradera. Talvez sin la fe pudiéramos lograr estar sin beber incluso por años, pero sufriendo emocionalmente.

Decimos mucho en las juntas que el alcohol no fue más que el síntoma más grave de una enfermedad mental y espiritual. Y la verdad que si ya que antes de que yo empezara a beber ya tenía fuertes problemas emocionales y existenciales. Me sentía solo, sin rumbo, deprimido y ansioso. Estos sentimientos me atormentaban todo el tiempo y solo me sentía normal cuando tomaba. El alcohol era mi medicina en contra de mis demonios; el alcohol era mi dios, pero este “dios” se volvió contra mí; se convirtió en mi “demonio” que me torturaba todavía más. Tanto me destruyo que mis depresiones y delirios me tenían al borde de la muerte y la locura. Tuve que experimentar esta dolorosa derrota para arrodillarme ante otro Dios que era espiritual y no sintético. En mi desesperación rete a Dios y le pedí que si realmente existía me ayudara. Ni siquiera para pedir fui humilde.

No fue hasta 3 meses después que llego la respuesta y en 1989 llegue a A.A. impulsado por una fuerza misteriosa que me hizo entrar al grupo una noche fría de febrero. Cabe agregar que lo mas milagroso de mi llegada al grupo fue que antes de entrar ya había contemplado seriamente el suicidio; ya no podía mas. Fue como si Dios esperara a que me derrotara completamente para actuar.  Ahora entiendo que El escogió la noche perfecta. Fue El que estaba detrás de mi llegada a A.A.

Llegue a A.A. y las palabras que compartieron esa noche mis compañeros y en especial mi primer padrino hicieron que se derrumbara en mí el aislamiento y naciera en mi la esperanza en una nueva vida. Ya no estaba solo. Sufrí lo que en A.A. nos referimos como una experiencia espiritual y volví a nacer. Desde ese momento sabía que ya no volvería a beber, pero detrás de esta actitud, estaba la fe que obra y mi derrota personal. Creí y esa creencia basto para que yo dejara de sufrir. Con el tiempo mi fe en el grupo evoluciono con fe en mi padrino y por último en la fe en un Dios amoroso. Por primera vez supe lo que era felicidad y paz mental sin alcohol

El problema es que con el existo personal volvió el ego y la soberbia y me aleje de Dios nuevamente, deteniendo asi mi evolución espiritual; casi siempre me “olvidaba” de Dios y solo me comunicaba con El para puras emergencias. Cabe enfatizar que pague caro mi descuido espiritual. Fueron 15 años de infierno emocional ya que volvieron las depresiones y los miedos, atormentarme casi a diario, y ya no tenía el alivio del alcohol porque estaba “sobrio”. Lo peor es que también hacia sufrir a mis seres queridos incluyendo a los de mi grupo porque mis trastornos emocionales se traducían en ira hacia los demás. Bien dicen en mi grupo que no se puede dar los que no se tiene.

Cansado y harto de sufrir y hacer sufrir a otros, empecé por  primera vez a practicar los Pasos de nuestro programa con seriedad. Volví a depender de un Poder Superior y volví a encontrar la fe perdida y la renovación anhelada, pero desafortunadamente fue muy tarde y perdí mi matrimonio y el amor de muchas personas. Es el precio de mi soberbia y el haberme alejado de Dios. Solo que ahora me siento diferente más agradecido y con más ganas de vivir y continuar fortaleciendo mi relación con mi Poder Superior.

Mi experiencia tiene como fin compartir mi crecimeiento espiritual dentro del programa y como se paga la soberbia. Solo le pido a Dios y comparto en mi grupo que ojala que mis compañeros no sean tan necios como yo y se mantengan dentro de las rutas espirituales, y por las rutas espirituales me refiero a nuestro programa de recuperación y sobre todo al contacto consiente con un Poder Superior.

El día de hoy también asisto a un centro religioso y rezo cuantas veces pueda cuando quiero y también cuando no quiero. Medito por lo general en las mañanas y le pido a Dios que dirija mis pensamientos para el día que está por venir además de que esté libre de los demonios de la ansiedad, la ira, la depresión y sobre todo que no me tome nada personal cuando otros me hieren. Quiero compartirles que estas sencillas prácticas espirituales me han permitido encontrar una paz y una tranquilidad más estables. Ahora poseo mas fortaleza para enfrentar la vida.

Yo he construido mi infierno y cielo aquí en la tierra y les testifico que el camino de la felicidad duradera es dejar el YO y ponernos en manos a nuestro Poder Superior primero. Esto para mi es el significado de la espiritualidad reforzado por la  fe, la oración y meditación. Recordemos que para practicar la espiritualidad estos elementos son necesarios.  Gracias.

Minientrada | Publicado el por | 3 comentarios

Nueva Junta de A.A. en Martha’s Kitchen todos los martes.

Estimados compañeros del Alcohólicos Anónimos el comité de H & I ha iniciado una junta institucional todos los martes de 7 a 8:30 en Martha’s Kitchen. Favor de ver el agregado aquí abajo:

Junta de A.A coordinada por el Comité de H & I 
En Martha’s Kitchen
83791 Date Ave.
Indio, CA 92201
 Sesiones todos los martes de 7:00pm a 8:30pm
<<Presione aquí para el mapa del grupo>>

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Anonimato en la Era de las Redes Sociales e Internet

Desde que se inventaron las redes sociales y el internet hemos visto una creciente participación de alcohólicos en estos medios. Algunos de estos compañeros sin mala intención han comenzado a poner en peligro las Tradiciones de no promoción y anonimato ante medios masivos de comunicación (11va) y el anonimato como principio espiritual para todas nuestras tradiciones (12va). Los que infringimos estas tradiciones talvez creemos erróneamente que porque la tecnología ha avanzado, esto se traduce a un permiso no escrito para vulnerar nuestras tradiciones que sirven para protegernos de nosotros mismos y así garantizar nuestra unidad, continuidad y supervivencia como organización.

Por lo tanto aquí publicamos la postura y las guías de la Oficina de Servicios Generales Alcohólicos Anónimos para proteger el anonimato en el uso de las redes sociales e internet, recordándonos siempre que debemos anteponer los principios a las per personalidades. También quisiéramos enfatizar que Alcohólicos Anónimos no pretende dominar o castigar a sus miembros estas guías son sugerencias para la preservación de la unidad de A.A. como un todo y evitar que problemas ajenos a A.A. nos desvíen de nuestro objetivo primordial.

Recordemos que las tradiciones nos piden constante sacrificio personal para el bien nuestro y de los que vendrán.
0001
0002
00030004
smg-18_internet

 

Minientrada | Publicado el por | 9 comentarios

Reflexión Sobre la Enfermedad Emocional

Alcohólicos Anónimos del Valle de Coachella

Las emociones son inevitables; son parte de nosotros los seres humanos. Es normal experimentar enojo, tristes, alegría, miedo etc. durante el día, pero por definición si estas emociones negativas primarias y secundarias continúan por días, meses, o años, entonces se puede considerar como enfermedades emocionales…

Comportamientos que conducen a las enfermedades emocionales
A continuación presentamos ciertas conductas que podrían indicar que la persona está sufriendo de una enfermedad emocional.
1.            Agresividad: El individuo está siempre listo para discutir y reñir a la menor    excusa.
2.            Depresión por un tiempo prolongado pensando que nada vale la pena.
3.            Preocupación Exagerada: Una aflicción o angustia continúa sin motivo aparente.
4.            Sospecha y Desconfianza: Un sentimiento de amargura pensando que el mundo   está lleno de maldad y de gente con intenciones malévolas.
5.            Egoísmo y Avaricia: Falta de consideración para con los demás.
6.            Incapacidad y Dependencia: Deseo de dejar a…

Ver la entrada original 121 palabras más

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

Reflexión sobre la Abstinencia y la Sobriedad

Reflexión sobre la Abstinencia y la Sobriedad

Desde hace unos días he estado ponderando sobre la diferencia entre estar abstemio y estar sobrio. Esta reflexión me vino después de que un buen número de alcohólicos en recuperación, amigos y familiares de alcohólicos me preguntaban porque algunos compañeros de A.A. siguen comportándose como cuando bebía o todavía peor a pesar de tener muchos años en el programa. La respuesta parece obvia a simple vista pero como este problema es tan prevalente entre nosotros los alcohólicos en “recuperación” que merece una reflexión especial para que hagamos algo antes de que sea demasiado tarde como lo fue para mí.

Primero, debemos recordar que estar solo sin beber (abstemio) NO significa estar sobrio. Entiéndase por abstinencia el no beber y por sobriedad el haber experimentado algún grado de despertar espiritual y consecuentemente un cambio de juicios y actitudes. Así que pare estar sobrio necesito practicar con humildad y vehemencia el programa de los 12 Pasos y así recibir la dadiva espiritual que necesito para cambiar mis actitudes destructivas y nocivas. Esto está ilustrado en nuestro Paso 12 que explica que los que experimentan un despertar espiritual pueden ahora hacer, sentir y creer cosas que antes por si solos ni siquiera imaginaban. A estos se les ha concedido un nuevo estado de conciencia y una nueva forma de ser por lo tanto ya no causan tanto daño a sí mismos y a los demas.

Yo sufrí las consecuencias de conformarme solo con no beber y no buscar la sobriedad. A pesar de “saber” la diferencia entre estos dos conceptos, me pase cerca de 14 años solo sin beber y sin practicar a fondo el programa. Admito que hubo muchos cambios buenos en mí pero esto me cegó espiritualmente más y soberbiamente pensé que ya lo sabía todo y ya había hecho los pasos y que no era necesario continuar practicando con la nivelación del orgullo y el examen constante de conciencia. Cabe mencionar que este proceso es muchas veces inconciente.

Cual fue el resultado de mi ceguera y soberbia, pues un divorcio, la pérdida del respeto de muchos amigos y compañeros de A.A., y la perdida de dos trabajos. No fue hasta que toque fondo en el programa que humildemente busque un padrino y me dedique concienzudamente a practicar todos los Pasos de recuperación. Logre la paz y se me fue concedido un nuevo estado de conciencia y una nueva forma de ser, pero era tarde ya;  el daño estaba hecho a mí y a otros. Por eso escribo esta reflexión para que otros no esperen tocar fondo en los grupos para cambiar. Hagamos un lado la soberbia y busquemos la sobriedad y así no seguir causando daños a nosotros mismos y a otros. Gracias.

P. S. a petición de algunas personas estoy buscando las guías de los Pasos para compartirlas aquí en este espacio. Espero poder hacerlo pronto.

Minientrada | Publicado el por | 9 comentarios